Huevos Fritos

Huevos Fritos

Los huevos fritos son un clásico en todo el mundo. Si bien su receta no esconde muchos secretos, siempre es bueno recordar algunos consejos. Además, existe también una forma de prepararlos de la que resultan más livianos y bajos en calorías.

Huevos fritos tradicionales

Ingredientes

  • Huevo
  • Aceite
  • Sal

Preparación

Cubrir una sartén con una capa de aceite de aproximadamente medio centímetro y llevar a fuego.

Romper el huevo en una pequeña taza o plato. No es recomendable hacerlo directamente sobre la sartén ya que pueden quedar trocitos de cáscara en la preparación.

Una vez que el aceite está a alta temperatura (tal vez incluso llegue a echar humo) introducir el huevo. Con ayuda de una espumadera bañar de aceite el huevo para que se cocine su parte superior. Cuánto tiempo demorará en estar cocido depende del punto deseado: puede obtenerse con la yema líquida o, dejándolo más tiempo, con la yema semi-sólida. De todas formas, nunca tomará más de 3 o 5 minutos. También se le formarán las puntillas (bordes de la clara dorados) si se lo deja por un tiempo prolongado y a alta temperatura. Retirar con una espumadera y salar. No salar mientras está en la sartén ya que podría provocar que el aceite caliente salte.

En general es recomendable prepararlos de a uno para que sean más prolijos y no tengan partes quemadas.

Ver consejos para una buena fritura

Huevos fritos bajos en calorías

Para mucha gente los huevos fritos representan un problema debido a su alto contenido calórico, grasas trans y colesterol. Es por eso que es bueno conocer una forma de prepararlos que será mucho más saludable ya que técnicamente no estarán fritos.

Ingredientes

  • Huevo
  • Aceite en aerosol (aceite común, si el de aerosol no está disponible)
  • Sal

Preparación

Es importante contar con una sartén de teflón; es gracias a su superficie antiadherente que puede utilizarse mucho menos aceite que en la preparación de un huevo frito tradicional.

Rociar la sartén con aceite en aerosol o, si se trata de aceite común, colocar solamente una pequeña gota y distribuirla con ayuda de un pincel de cocina u hoja de papel. Llevar a fuego bajo o moderado.

Romper el huevo en una pequeña taza o plato, introducir a la sartén y cubrir con una tapa de olla. De esta forma, el calor no solo llegará al huevo desde abajo (en donde está la hornalla), sino también desde arriba gracias a la tapa.

Le tomará alrededor de 5 o 7 minutos estar listo, o más si se desea la yema en un estado más sólido.

Esta técnica de cocción evita las consecuencias negativas de una fritura y permite de todas formas disfrutar de unos sabrosos huevos fritos. Recordar mantener el fuego moderado ya que se si es muy fuerte la parte de abajo del huevo se quemará antes de que la parte de arriba esté cocida.

Dado que la cocción de estos huevos es más lenta y menos aceitosa que la forma tradicional, no hay problema con cocinar más de uno al mismo tiempo.

¿Como estar al tanto de las novedades de RecetasyTecnicas.com?

Se pueden recibir novedades de Recetas y Tecnicas de Cocina en tu email (ingresar dirección en el cuadro situado a la derecha) o suscribirse al RSS haciendo click aquí.

Más información: ¿Como funciona un feed RSS y las suscripciones por email?

Crepes | Panqueques Light

Tal como se explicó en otro artículo, los crepes son unas tortillas que se utilizan en un enorme número de recetas.

crepe_01

En este caso, veremos una versión de menos calorías que la receta original. Al no llevar huevos, su cantidad de calorías es menor y provoca mucho menos colesterol.

Ingredientes
Leche – 500 cm3
Harina común – 170 g (taza y media)
Manteca – 30 g
Sal – cucharadita

Preparación

Al igual que con la receta original de crepes, deben mezclarse todos los ingredientes con la ayuda de una batidora o mixer y dejar reposar la mezcla durante unas horas en la heladera. Luego, preparar las tortillas volcando con un cucharón cantidades medianas de mezcla y dorar por ambos lados.

En la sartén (que debe ser de teflón) será mejor utilizar aceite en aerosol antes que manteca, para que sean más livianos.

Muslo de pollo sobre colchón verde

muslo de pollo colchon hojas verdes

Una receta fácil de hacer, rápida y liviana. El muslo de pollo es sabroso y combina muy bien con algunos vegetales verdes.

Ingredientes

Muslo de pollo (ver partes del pollo) – 2 unidades
Pepino – 1/2 unidad
Lechuga – 4 hojas
Pan lactal – 1 feta
Aceite – unas gotas
Aceite de oliva – 10 cm3 (un chorrito)
Sal
Pimienta

Preparación

Poner una plancha sobre fuego máximo de la hornalla y rociar con unas gotas de aceite.

Mientras, retirar la piel de los muslos y, si se quiere, también el hueso. Una vez que la plancha esté a alta temperatura colocar los muslos sobre la plancha y cubrir con una tapa de cacerola. Esto ayudará a que se cocinen no sólo desde abajo, en donde recibe el calor del fuego, sino también desde arriba. Voltear luego de aproximadamente 8 minutos para dorar del otro lado. En total, les tomará unos 15 minutos estar listos.

Mientras se hacen los muslos, cortar aproximadamente al medio o en cuartos las hojas de lechuga y cortar el pepino en fetas lo más finas posibles (recordar cómo se utiliza el cuchillo de cocina). Disponer sobre un plato ambos vegetales y rociar con aceite de oliva, sal y pimienta o con otro aderezo de preferencia (oliva y aceitunas, por ejemplo).

Cortar la feta de pan lactal en cubos y tostar, para obtener los croutons (ver receta de croutons).

Colocar los muslos sobre el pepino y la lechuga y los croutons a un costado.

Licuado de zanahoria

El licuado de zanahoria es fresco y nutritivo, una receta fácil de preparar y original.
Ingredientes
  • Zanahoria – 1 unidad
  • Leche – 250 cm3
  • Esencia de vainilla – dos gotas
  • Azúcar

Preparación
Se puede rayar la zanahoria o procesarla, pero no es necesario cocinarla. Luego, licuar todos los ingredientes.
La preparación puede colarse para que no tenga pequeños trocitos de zanahoria.

Ensalada Veronica

La Ensalada Verónica es un plato liviano, muy bueno como plato principal.

Ingredientes
Cubos de pollo (ver receta de cubos de pollo)
Rúcula – 200 g
Paltas (aguacates) – 2 unidades
Champignones – 50 g
Aceite de oliva – 10 cm3

Preparación
Si los cubos de pollo estaban en el freezer, descongelarlos. Volcar el aceite de oliva en una olla sobre fuego, esperar unos segundos a que caliente e incorporar el pollo. Inicialmente dejar el pollo durante unos segundos sin mover, y luego ir removiéndolo para lograr un salteado parejo (ver consejos para un buen salteado). Agregar sal.
El pollo estará cocido cuando todos sus lados estén de un tono blanco amarillento. Si se prefiere con un sabor más marcado, seguir cocinando el pollo hasta que tome un color ligeramente dorado.

Cortar la palta en cubos y los champignones en finas fetas. La rúcula puede dejarse sin cortar o puede cortarse a penas a la mitad de las hojas. Finalmente, mezclar todos los ingredientes.

Aderezo opcional
Una vez hecho el pollo retirar los cubos de la olla pero dejarla en el fuego. En el fondo habrá sedimentos con mucho sabor concentrado; se puede desglasar (ver que es desglasar) y utilizar el líquido para un aderezo, mezclándolo con aceite de oliva, vinagre y mayonesa.

Cubos de pollo

Lo que veremos es una receta que servirá como ingrediente para otras preparaciones.Básicamente, se trata de conservar en el freezer o heladera cubos de pollo ya cortados y marinados, para poder utilizarlos luego en diversas preparaciones.

Es una forma de poder preparar una comida sabrosa en poco tiempo y, según la preparación, de bajas calorías.

Ingredientes

  • Supremas de pollo – 2 unidades
  • Ajo – 2 dientes
  • Aceite de oliva – 10 cm3 (un chorrito)
  • Ají molido
  • Pimienta negra en grano
  • Laurel

Estos ingredientes son sólo como guía; en realidad, el marinado puede hacerse que con los ingredientes que uno prefiera.

Preparación

Cortar las supremas de pollo en cubos de 1,5 cm de lado aproximadamente. Mezclar en un recipiente apto para freezer junto con el resto de los ingredientes. El ajo puede ir picado o, si a los comensales no les gusta comer ajo, puede cortarse en trozos grandes que puedan ser retirados antes de servir. Así la preparación tendrá un ligero sabor a ajo pero no será tan fuerte como si lo tuviera en sí.

Mezclar bien todos los ingredientes y dejar en la heladera por un par de horas, marinando (ver artículo sobre marinar). Recordar no salar el pollo ya que hará que pierda mucho líquido; la sal se agregará al momento de cocinarlo. Si no se va a utilizar dentro de las 24 hs, llevar a freezer.

Estos cubos de pollo luego podremos saltearlos o hacerlos al horno y utilizarlos para ensaladas, tartas, empanadas, arroz, salteados de verduras y muchas recetas más.