Crepes de espinaca

Crepes de espinaca rellenos | Recetas de cocina

Hacer crepes de espinaca es bastante fácil y puede ser una excelente forma de salirse de los crepes o panqueques más comunes. En el caso de esta imagen están rellenos con atún, tomate y mayonesa.

Además de sabrosos, según cómo se los prepare pueden ser una comida baja en calorías.

Ingredientes

  • Leche – 400 cm3
  • Harina – 150 g
  • Huevo – 2 unidades
  • Espinaca – 200 g
  • Sal
  • Aceite neutro (maíz o girasol) – 30 cm3

Preparación

Primero que nada será necesario cocinar la espinaca a la inglesa. Para esto colocar abundante agua en una olla, agregar 10 gramos de sal (una cucharada, aproximadamente) y llevar a hervir. Cuando rompa el hervor introducir la espinaca y dejar cocinar durante 6 u 8 minutos. Luego retirar, pasar por agua fría para cortar la cocción y escurrir lo más posible.

A la espinaca ya cocida agregarle la leche y huevos y mezclar todo con ayuda de una licuadora de mano o un elemento similar. Luego agregar harina gradualmente hasta que quede formada una pasta uniforme de color verde. Todos los ingredientes deben estar bien mezclados.

Para cocinar los crepes, calentar una gota de aceite en una sartén. Si se cuenta con una sartén de teflón u otro antideslizante, puede evitarse el uso de aceite.

Con ayuda de un cucharón, volcar un poco de la mezcla sobre la sartén caliente y dejar que se cocine. La cantidad de mezcla a colocar varía según el tamaño de la sartén, pero suele tratarse de aproximadamente 70 cm3.

Crepe de espinaca cocinándose

Luego de dos o tres minutos, voltear para que se cocine del otro lado. Para dar vuelta el panqueque suele ser de ayuda contar con una espátula finita.

Crepe de espinaca

Es muy común que el primer crepe no salga muy bien pero los demás sí. Esto es porque luego del primero uno ya tiene mejor idea sobre qué temperatura tiene la sartén, cuánta cantidad de mezcla agregar y cómo son los tiempos.

En la imagen principal los crepes de espinaca están rellenos con una mezcla de atún, tomate y mayonesa.

Otros rellenos para los crepes de espinaca:

  • Jamón y queso
  • Zanahoria rallada, rúcula y huevo duro
  • Carne salteada con cebolla
  • Tomates cherry, albahaca y mozarella
  • Pollo y salsa bechamel
  • Langostinos o camarones

¿Como estar al tanto de las novedades de RecetasyTecnicas.com?

Facebook: no olvides visitar nuestra página de Recetas en Facebook

Twitter: al seguirnos en Twitter, ¡también podrás enterarte de todo!

También se puede recibir novedades de Recetas y Tecnicas de Cocina en tu email (ingresar dirección en el cuadro situado a la derecha) o suscribirse al RSS haciendo click aquí.

Comentarios

 

 

 

Jibia (calamar gigante)

Jibia al ajillo | Recetas de cocina

La jibia es, básicamente, un calamar gigante. Su consumo se empezó a hacer popular en los últimos tiempos en varias regiones de América Latina. Por el grosor de sus tentáculos, muchas veces se la elige como un reemplazo más económico del pulpo.

Es un molusco muy sabroso y saludable que se puede usar en todo tipo de recetas. En este caso está la receta de jibia al ajillo pero también se puede comer de otras formas e incluso en combinación con otros mariscos.

Cómo diferenciar jibia de pulpo

Dado que el pulpo puede tener un precio hasta cinco o seis veces más alto que el de la jibia, es esencial saber reconocer cuáles son sus diferencias.

Pulpo

  • Normalmente se vende entero, incluyendo la cabeza.
  • Tiene ocho tentáculos de la misma longitud.
  • Las ventosas, en los tentáculos, son circulares, grandes y vistosas (ver imagen).
Ventosas del pulpo

Jibia

  • Lo más común es que se venda un trozo de la misma, sin cabeza e incluyendo tan solo algunos tentáculos.
  • En todo su cuerpo tiene dos tentáculos más largos que el resto (esto es común en cualquier calamar).
  • Las ventosas son muy pequeñas y con una forma más triangular.

 

Jibia cruda

Recetas

La jibia se puede aprovechar en cualquier receta para la que normalmente se utilice pulpo (por ejemplo pulpo a la gallega). Su sabor no es igual pero tiene algunas similitudes y la textura es muy parecida.

Al tratarse de un calamar, también se puede usar para recetas de calamares, aunque por su forma no será posible utilizarla para calamares rellenos, por ejemplo.

Receta de jibia al ajillo

  • Ingredientes (4 porciones)
  • Jibia – 1 kg
  • Laurel
  • Sal gruesa (sal gorda)
  • Ajo – 3 dientes
  • Aceite de oliva

Preparación

Tal como con el pulpo, a la jibia habrá que cocinarla en abundante agua hirviendo.

Llenar una olla de agua y condimentarla. Se puede adicionar laurel, media cebolla, ají molido, sal gruesa, pimienta en grano… Llevarla a fuego fuerte y esperar a que hierva.

Cuando el agua empiece a hervir, pinchar la jibia con un tenedor e introducirla en el agua durante unos cuatro segundos. Luego retirar y dejar fuera del agua unos segundos. Repetir toda la operación tres veces.

Esta técnica de cocina, que se utiliza también con el pulpo, se denomina “asustar” y es para asegurar la piel a la carne.

Una vez que se asustó la jibia, introducirla en el agua hirviendo y dejarla cocinar durante 50 minutos aproximadamente. Esta cocción larga asegurará que la carne quede tierna, en lugar de quedar gomosa.

 

Jibia en el agua

Una vez que la jibia está cocida, retirar el agua y dejar enfriar.

Mientras, picar en brunoise los dientes de ajo.

Una vez que la jibia está fría, cortarla en trozos.

Jibia cortada

Calentar un chorro de aceite de oliva en una sartén y volcar el ajo picado. En cuanto empiece a tener un ligero color dorado, introducir la jibia.

La cocción será muy rápida; simplemente hace falta que la jibia impregne del aceite y ajo y tome temperatura. Cocinar 3 o 4 minutos y retirar. La jibia al ajillo se puede rociar con pimentón antes de servir.

¿Como estar al tanto de las novedades de RecetasyTecnicas.com?

Facebook: no olvides visitar nuestra página de Recetas en Facebook

Twitter: al seguirnos en Twitter, ¡también podrás enterarte de todo!

También se puede recibir novedades de Recetas y Tecnicas de Cocina en tu email (ingresar dirección en el cuadro situado a la derecha) o suscribirse al RSS haciendo click aquí.

Comentarios

 

 

 

Fagottini de trucha y ricota

Fagottini de trucha ahumada | Recetas de Cocina
Fagottini armado enharinado

Los fagottini son una pasta rellena de la cocina italiana. A diferencia de otras pastas rellenas como raviolones o sorrentinos, para los fagottini no hace falta contar con un molde especial.

En este caso están rellenos con trucha ahumada y ricota casera, pero pueden rellenarse también con vegetales, otros pescados como salmón o incluso alguna carne.

Ingredientes (dos porciones)

  • Harina 000 – 250 g
  • Yemas de huevo – 2 unidades
  • Aceite neutro (girasol o maíz) – 50 cm3
  • Agua
  • Sal

Para el relleno

  • Trucha ahumada (puede fácilmente reemplazarse por salmón ahumado) – 100 g
  • Ricota – 150 g

Preparación

Si la ricota va a prepararse casera, hacerla primero. Para esto llevar un litro de leche a fuego fuerte en una olla. Al romper el hervor, volcar un chorrito de vinagre o jugo de limón, siempre revolviendo, y cocinar dos minutos mientras la leche se corta. Luego volcarla sobre un colador con un paño y dejar escurrir (ver receta de ricota casera más detallada aquí).

Para preparar la pasta, colocar la harina en un recipiente y hacer un hueco en el centro. Volcar las yemas batidas e ir mezclando.

Mezcla para fagottini

Luego incorporar el aceite, seguir amasando y completar agregando agua. Adicionar agua de a cantidades muy pequeñas a medida que la masa la vaya necesitando. Condimentar con una cucharada de sal.

Cuando se logre una masa elástica y uniforme, dejarla descansar en la heladera diez minutos. Mientras, asegurarse de que la ricota ya esté escurrida y cortar en pequeños trozos la trucha ahumada.

Estirar la masa hasta que quede de un par de milímetros de espesor. Puede hacerse con un palo de amasar o con una máquina de pasta.

Una vez que la masa está estirada, cortarla en cuadrados de 6 cm de lado aproximadamente.

Cortar masa en cuadrados

En el centro de cada cuadrado de masa colocar el relleno.

Colocar relleno de trucha y ricota
Colocar relleno de trucha y ricota 02

Para cerrar los fagottini, humedecer los bordes, tomar dos puntas opuestas y unirlas hacia arriba. Luego unir las otras dos puntas.

Fagottini armado

A medida que se van armando colocarlos en un plato enharinado y rociarles harina por encima para que no se peguen entre sí.

Para cocinarlos, colocar abudante agua en una olla y llevar a fuego fuerte. Colocar los fagottini cuando el agua esté hirviendo y dejar cocinar durante unos 4 o 5 minutos. Al agua se la puede condimentar con sal, un caldito, algunos vegetales…

Se pueden acompañar con salsa de tomate, pesto o alguna otra salsa.

¿Como estar al tanto de las novedades de RecetasyTecnicas.com?

Facebook: no olvides visitar nuestra página de Recetas en Facebook

Twitter: al seguirnos en Twitter, ¡también podrás enterarte de todo!

También se puede recibir novedades de Recetas y Tecnicas de Cocina en tu email (ingresar dirección en el cuadro situado a la derecha) o suscribirse al RSS haciendo click aquí.

Comentarios

Paté de legumbres y queso azul

Paté vegetariano de queso azul | Recetas de Cocina

Este paté de legumbres y queso azul es muy rico para comer sobre alguna tostada. El queso azul (tipo roquefort o gorgonzola), si bien no lo consumen algunos vegetarianos, aporta un rico sabor.

Ingredientes

  • Arvejas – 200 g
  • Porotos (frijoles) blancos- 200 g
  • Queso azul (tipo roquefort o gorgonzola) – 100 g
  • Claras de huevo – dos unidades
  • Gelatina sin sabor – 10 g
  • Ají molido
  • Sal
  • Pimienta

En este caso se utilizan porotos y arvejas pero se puede probar también con lentejas, garbanzos, otras variedades de porotos o frijoles.

Preparación

Si las legumbres son secas, hidratarlas durante al menos 5 horas. Luego, llevarlas (por separado) a fuego fuerte en una olla con abudante agua y dejar hervir durante 20 o 30 minutos, hasta que estén blandas. Si son de lata, simplemente escurrirlas.

Cortar en pequeños cubos la mitad del queso azul. No hace falta que sean prolijos ya que se derretirán más adelante. Reservar la otra mitad del queso.

Condimentar las legumbres con ají molido, sal, pimienta u otras especias, agregarle las dos claras de huevo y triturar toda la mezcla con una procesadora o licuadora de mano. Deberá quedar una pasta uniforme.

Disolver la gelatina sin sabor en una taza de agua hirviendo y mezclar. Mientras reposa unos minutos, continuar trabajando con el resto de la mezcla.

Llevar la mezcla de legumbres a fuego en una olla, siempre revolviendo. Agregar el queso azul cortado en cubos y, luego de un par de minutos, incorporar la gelatina sin sabor diluida en agua caliente. Revolver hasta integrar bien los ingredientes y continuar cocinando durante unos 8 o 10 minutos más, para que la mezcla pierda un poco de agua.

Colocar film en un recipiente dejando de sobra y volcar la mitad de la mezcla. El papel film de sobra es para poder después envolver toda la mezcla. Utilizar dos láminas si una no es suficiente.

Volcar en un recipiente

Luego, colocar una capa de queso azul (el que había quedado) cortado en láminas y por último el restante de la mezcla.

Colocar queso en fetas y luego mezcla

Para asegurarse de que toda la mezcla está bien distribuida y no tiene burbujas en su interior se puede colocar un repasador o trapo sobre la mesada y golpear la base del recipiente contra él, dando pequeños golpes secos. Esto hará que las burbujas de aire asciendan y que la preparación se asiente.

Finalmente, envolver todo con papel film.

Envolver con papel film

Llevar a heladera y dejar enfriar durante unas 6 o 7 horas. Es necesario que tenga un tiempo considerable de frío para que las claras de huevo y gelatina sin sabor puedan actuar y dar consistencia al paté.

Una vez transcurrido este tiempo, retirar con cuidado el film.

Paté sin cortar

El paté vegetariano se puede untar sobre diversos una buena tostada de pan casero.

Paté vegetariano de queso azul 02 | Recetas de Cocina

¿Como estar al tanto de las novedades de RecetasyTecnicas.com?

Facebook: no olvides visitar nuestra página de Recetas en Facebook

Twitter: al seguirnos en Twitter, ¡también podrás enterarte de todo!

También se puede recibir novedades de Recetas y Tecnicas de Cocina en tu email (ingresar dirección en el cuadro situado a la derecha) o suscribirse al RSS haciendo click aquí.

Comentarios

 

 

 

Huevos a la escocesa

Huevos a la escocesa | Recetas de Cocina

Los Huevos a la Escocesa son un plato muy sabroso que, a pesar de su nombre, son originarios de Inglaterra y no de Escocia. En inglés se los llama Scotch Eggs.

Consisten en un huevo duro recubierto en carne de salchicha, de chorizo o simplemente carne de res picada, empanado y luego frito.

Preparación (dos porciones)

  • Huevos – 3 unidades
  • Carne picada (puede ser de chorizo o salchicha) – 300 g
  • Harina – 80 g
  • Pan rallado – 80 g
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite (para freirlos)

A la carne se la puede condimentar con perejil, comino, pimentón, semillas varias u otras especias. La idea es que quede una carne bien sabrosa.

Preparación

Llenar una olla pequeña con agua y llevarla a fuego máximo. Cuando rompa el hervor, introducir dos huevos y dejarlos cocinar por 10 minutos. Una vez transcurrido ese timpo retirarlos del fuego y pasarlos por agua fría para cortarles la cocción. Reservar.

En un recipiente colocar la carne picada y condimentarla. Será necesario amasarla y aplastarla hasta que quede de medio o un centímetro de espesor aproximadamente.

 

Envolver huevo duro en carne picada

Envolver los huevos con una capa uniforme de carne.

 

Huevo envuelto en carne o chorizo

Luego colocar harina, un huevo y pan rallado en tres recipientes por separado.

Primero, pasar el huevo duro envuelto en carne por harina.

 

Huevo enharinado

Luego pasarlo por el huevo batido.

 

Huevo pasado por huevo batido

Y finalmente pasarlo por el pan rallado.

 

Huevo empanado

Tal como con las milanesas, en este punto es posible refrigerar toda la preparación para cocinar más tarde o incluso al día siguiente.

Los huevos a la escocesa se hacen, tradicionalmente, fritos. De todas formas, es posible hacerlos también al horno.

Para freirlos, colocar abundante aceite en una sartén o freidora y llevar a alta temperatura. Una forma de saber si la temperatura es la correcta es introducir en el aceite una miga de pan rallado. Si sale a flote antes de llegar al fondo, es que el aceite ya está listo para ser utilizado. Introducir los huevos empanados y dejar cocinar hasta que adquiera un buen color dorado en toda su superficie. Deberán cocinarse durante al menos 10 o 12 minutos ya que la carne picada debe estar cocida hasta el centro.

Al retirar, colocarlos sobre papel de cocina para que absorba el excedente de materia grasa.

 

Huevo a la escocesa frito

Estos huevos a la escocesa pueden servirse recién hechos o fríos. Quedan muy bien con salsa inglesa, mayonesa, mostaza o incluso algún picante.

 

Huevos a la escocesa 02 | Recetas de Cocina

¿Como estar al tanto de las novedades de RecetasyTecnicas.com?

Facebook: no olvides visitar nuestra página de Recetas en Facebook

Twitter: al seguirnos en Twitter, ¡también podrás enterarte de todo!

También se puede recibir novedades de Recetas y Tecnicas de Cocina en tu email (ingresar dirección en el cuadro situado a la derecha) o suscribirse al RSS haciendo click aquí.

Comentarios

 

Köttbullar (albóndigas suecas)

Köttbullar (albóndigas suecas) | Recetas de cocina

Köttbullar es el nombre que reciben las albóndigas suecas. Las albóndigas, que en definitiva son pequeñas bolas de carne, constituyen un plato difundido por todo el mundo. Sin embargo, cada región o cultura tiene variantes, a veces muy significativas.

En el caso de las köttbullar, las diferencias están tanto en sus ingredientes como en sus acompañamientos.

Tal como el Jansson’s Frestelse, este plato suele ser comido en el Smørgåsbord, un gran banquete sueco con una enorme variedad de platos fríos y calientes.

Ingredientes (5 porciones)

  • Carne picada (en principio vacuna, pero puede ser mezclada con carne de cerdo) – 500 g
  • Huevos – 1 unidad
  • Leche (aunque algunos prefieren utilizar crema de leche) – 100 cm3
  • Cebolla – 1 unidad
  • Pan rallado o migas de pan viejo – 80 cm3
  • Manteca (mantequilla) – 100 g
  • Pimienta blanca molida
  • Sal

Otras recetas llevan también, en la mezcla para las albóndigas, un poco de puré de papa. Esto puede ser conveniente ya que ese plato es un excelente y tradicional acompañamiento para las köttbullar, con lo cual su preparación no estará de más.

Preparación

Cortar la cebolla en brunoise y saltearla en una sartén, utilizando una pequeña cantidad de manteca o aceite. Cocinarla hasta que tome un color dorado.

En un recipiente volcar toda la carne picada, el huevo batido, la leche o crema, la cebolla salteada y el pan rallado. Si en lugar de pan rallado se está utilizando pan viejo es recomendable hidratarlo una media hora antes en la leche o crema, para que tenga una consistencia más fácil de trabajar. Agregar sal y pimienta a toda la mezcla.

Mezclar y amasar con las manos todos los ingredientes hasta que quede una mezcla homogénea. Al igual que con las hamburguesas caseras, trabajar la mezcla con las manos ayuda a que la carne libere su colágeno natural y por ende se pegue mejor.

Carne picada mezclada y amasada

Luego, formar las albóndigas. Para esto, humedecerse ligeramente las manos con agua y formas bolas de aproximadamente 2 o 3 cm de diámetro. No hace falta tener las manos empapadas, alcanzará con mojarse la punta de los dedos y luego frotarse las manos para humedecerlas.

Albóndigas formadas

Colocar en un plato o una placa y llevar a la heladera durante al menos una hora. La idea de esto es que los ingredientes se “asienten” y tomen consistencia.

A la hora de cocinar las köttbullar, colocar la manteca o mantequilla en una sartén y llevar a fuego fuerte. Cuando se haya fundido, introducir las albóndigas. Si son muchas o la sartén es demasiado pequeña, trabajar por lotes. No hay que llenar demasiado la sartén porque de lo contrario enfriaría la materia grasa y en lugar de cocinarse la absorberían. Como regla general, es recomendable que las albóndigas no se toquen entre sí.

Köttbullar cocinándose

A medida que vayan tomando color voltearlas para que se cocinen por todos sus lados. Les tomará fácilmente 10 o 15 minutos estar listas, ya que se deben cocinar por completo hasta en su corazón. Si por fuera se cocinan demasiado (toman un color muy oscuro) al cabo de pocos minutos, bajar un poco el fuego para que la cocción sea más lenta.

Retirar del fuego y servir.

En la imagen de abajo las körttbullar están servidas con una de sus guarniciones tradicionales: puré de papa (patata). Es muy común que se sirvan también con lingonsylt (mermelada de arándandos rojos, un ícono de la cocina escandinava) y pickles.

 

Köttbullar con puré de papas

En cuanto a salsa, puede prepararse una fácilmente desglasando con caldo de res la sartén en donde se cocinaron las albóndigas y adicionando una cucharada de fécula de maíz disuelta en agua fría.

También es posible preparar una salsa aprovechando la mermelada de arándonos rojos (u otros frutos similares, si esa no se consigue) y mezclándola con caldo.

¿Como estar al tanto de las novedades de RecetasyTecnicas.com?

Facebook: no olvides visitar nuestra página de Recetas en Facebook

Twitter: al seguirnos en Twitter, ¡también podrás enterarte de todo!

También se puede recibir novedades de Recetas y Tecnicas de Cocina en tu email (ingresar dirección en el cuadro situado a la derecha) o suscribirse al RSS haciendo click aquí.

Comentarios